Archivos por Etiqueta: pequeño gran humano

Entendiendo la adolescencia…

12 mar

adolescentes
Todos queremos pertenecer y ser reconocidos, pero este deseo va cambiando de enfoque según la edad. Por ejemplo, los niños quieren pertenecer y ser reconocidos en sus familias y en sus escuelas, lo más importante para ellos es la aprobación de sus padres, pero en la adolescencia esta percepción cambia porque para los adolescentes lo más importante es ser reconocidos por sus iguales, es decir sus amigos.

En los adultos también sucede, de repente nos interesa mucho ser importantes y reconocidos en nuestras respectivas profesiones.
De esta forma todos los seres humanos, echamos a andar nuestras estrategias para pertenecer y ser reconocidos según las percepciones que tenemos de sí mismos, de los demás y del mundo y esto puede hacernos caer en comportamientos inadecuados porque no siempre sabemos como lograrlo.
La pubertad y adolescencia es una etapa de por sí complicada, porque pasan en ella varias cosas tanto a nivel fisiológico, emocional y sexual.
Los niños que están entrando en la adolescencia pasan además por un proceso de individualización para descubrir quienes son lejos de sus padres. Esto invita fácilmente a la rebeldía y a poner a prueba todo cuanto se les dice.
Cuestionan buscando nuevas respuestas o una razón de ser a las cosas ya establecidas.
Aunado a esto, la corteza prefrontal de sus cerebros sufre un rápido crecimiento, provocando cierta confusión. De esta manera pueden malinterpretar el lenguaje corporal de los padres o quienes los rodean como agresivo cuando en realidad no lo es, por eso es tan difícil comunicarse con ellos y pareciera que hablamos en diferentes idiomas.
Es preciso tener esto en cuenta para no caer en luchas de poderes con los hijos adolescentes y entender qué es lo que les pasa realmente de forma involuntaria y como parte natural de su crecimiento.
Empeñarse en controlar absolutamente todo en la vida de un adolescente, es un error en el cual los padres suelen caer con frecuencia en una búsqueda/intento por proteger a sus hijos de meterse en situaciones desafortunadas como drogas, embarazos no deseados, etc. Sin embargo, esta forma de control excesiva (aunque tenga raíz de buena fe) solo invita al adolescente a la rebeldía porque entiende el sofocamiento de sus padres como una forma de control hacia su libertad y una falta de confianza en sus capacidades. Por todo esto, resulta fundamental darle el mensaje de que los padres están de su lado y así mismo brindarles algo de espacio para que perciban la confianza que ellos depositan en su persona. Pero atentos, “espacio” no es descuido! Hay que tener clara la diferencia, sino es ahí es cuando padres e hijos se pierden.
Una buena manera de invitar a la cooperación es a través de las juntas familiares y estableciendo una verdadera relación de respeto con los hijos adolescentes, practicando la escucha activa y el involucramiento de soluciones conjuntas donde tengan espacio para decidir sobre cosas que les importan o tienen que ver con su persona.

Por Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Positive Discipline Parenting Educator

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El sábado 17 de Mayo en Cd de México impartiremos la conferencia “Entendiendo a mi adolescente y a mi mismo(a)”
Si eres padre de adolescentes y quieres saber qué pasa en esa etapa de la vida entre padres e hijos y conocer herramientas de Disciplina Positiva que te ayudarán a mejorar la relación con ellos, visita este LINK y no dejes de participar de este evento!

La rueda de las emociones.

5 mar

1779342_608163532599084_1753680814_n
En las primeras primeras etapas del desarrollo humano, las emociones están a flor de piel. De hecho, los niños pequeños en tan solo un día experimentan un amplio abanico de ellas. Así ríen, lloran, se exaltan, se enojan, se cansan, se niegan, etc.

Esta intensidad emocional suele ser muy agotadora para los padres, es por eso que resulta tan importante trabajar con nuestros hijos en el reconocimiento de sus emociones, para que ellos sepan como manejarlas de forma saludable, no evitarlas, sino saber como gestionarlas adecuadamente en lugar de que las emociones los manejen a ellos. 
Desarrollar la inteligencia emocional es un camino largo a recorrer, pero sin duda es también un regalo invaluable que los padres pueden dar a sus hijos porque saber cómo responder asertivamente a una determinada situación, es una habilidad que puede marcar la diferencia en la vida de las personas. 
Desde pequeños, nosotros los papás podemos ir incidiendo en la educación emocional de nuestros hijos a través de ejercicios sencillos, tan sencillos como ir nombrando las emociones que nosotros mismos vamos experimentando a lo largo del día, por ejemplo: “me siento muy molesta cuando haces que no me escuchas”; “me siento muy contenta porque has ayudado a tu hermano con su tarea”.
Otro ejercicio que podemos hacer es usar la “rueda de las emociones”.
Consiste en realizar junto a tu hijo/a una rueda de emociones como la que muestra el diagrama, la cual puede ser con imágenes de revistas o con fotos de tu hijo/a haciendo las diferentes caritas.
Este ejercicio, además de divertido, te ayudará para que tu peque te señale cómo se siente si no es capaz de expresarlo verbalmente y es lo que te dará la pauta para saber cómo actuar según los sentimientos que en ese momento está experimentando.
Solo anímate a construir la rueda y a ponerla en un lugar visible de la casa para disfrutar sus beneficios.
Mucha suerte! ;)

por Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Positive Discipline Parenting Educator
www.criandograndeshumanos.com

Cómo poner límites con Disciplina Positiva.

30 dic

unnamed-1
El propósito que tenemos que tener presentes los padres a la hora de poner límites, es pensar en ellos como un medio para mantener a nuestros hijos a salvo de peligros y adaptados al medio social. En este sentido la puesta de límites cobra una nueva visión y se aleja como un método de control al cual los padres suelen recurrir para lograr que sus hijos les hagan caso, lo que sí se logra a través de forjar un vínculo afectuoso, comunicativo y de respeto mutuo entre grandes y chicos.
Otros padres piensan en poner límites como una tarea más a palomear/tildar dentro de la lista de cosas que los padres “debemos hacer”. Estoy de acuerdo con esto, viviendo en sociedad, sin límites simplemente no podríamos funcionar porque nos sentiríamos perdidos y desbordados, ¡pero cuidado! usemos el criterio y antes de actuar en automático preguntémonos cual es el propósito y la utilidad de ponerles límites a los niños para actuar desde un “porqué consciente” y no desde un “porqué automatizado”.
Poner límites quiere decir guiar y educar al niño para enseñarle qué está bien y qué está mal hacer porque su vida está en riesgo o porque lo que hace no es una forma adecuada para relacionarse sanamente con otras personas, llámense padres, hermanos, familiares, amigos, compañeros, niños del parque y sociedad en general.
La Disciplina Positiva va más allá de establecer una serie de reglas que los niños han de seguir porque los padres decimos. Implica una enseñanza profunda y consciente para que ellos puedan comprender y asimilar de forma interna el porqué de las cosas. Este paso resulta fundamental en la puesta de límites, porque si los papás nos dedicamos por establecer una serie de reglas y luego nos encargamos de hacerlas cumplir a rajatabla a través de sermones, castigos o el control excesivo, los niños simplemente se revelarán cuando los padres no estén presentes y actuarán conforme ellos quieran o crean mejor. De esta manera, el límite no es asimilado como una herramienta útil para el niño, sino que lo entenderá como una imposición por parte de sus padres sin llegar a comprender su verdadero significado. Es por esto que Disciplina Positiva propone una puesta de límites en conjunto con los niños porque cuando ellos son tomados en cuenta, sobretodo en situaciones donde son protagonistas, se muestran más dispuestos y colaboradores. Esto sucede así porque los niños al ser considerarlos se sienten respetados y valiosos, lo cual les provoca un sentimiento de bienestar y disposición. En este sentido padres e hijos hablarán de las reglas de la casa y el por qué los límites son importantes. Por ejemplo, pueden idear juntos cuales son los límites para ver la televisión, jugar, el momento de hacer la tarea, ordenar su cuarto, la hora de ir a dormir, etc.
Los padres siempre serán quienes establezcan una pauta coherente ante el límite, pues el niño no puede decidir que su límite de ver la televisión será de 3 horas seguidas, pero sí podría decidir que llegando de la escuela le gustaría descansar mirando la televisión el tiempo que se acuerde y que luego de ese tiempo le tocará hacer la tarea. Hay límites en los cuales los niños no pueden participar en su implementación porque no son opcionales como por ejemplo: insultar, pegar, agredir, robar o morder a otras personas. Tampoco pueden participar de la puesta de límites que tienen que ver con su seguridad como por ejemplo: no cruzar la calle con luz roja, usar cinturón de seguridad, jugar con fuego o tocar los enchufes por citar algunos. En estos casos los padres deben actuar serenos y firmes a la vez diciendo siempre lo mismo: “no se pega porque duele”, “no se toca el fuego porque quema”.
Cuando un límite es transgredido, Disciplina Positiva propone evitar el castigo y dar seguimiento involucrando al niño a través de preguntas como: ¿qué pasó?, ¿cuál era el acuerdo?, ¿qué harás ahora para solucionar este asunto? De esta forma el niño entiende que sus acciones tienen una consecuencia directa tanto en el ambiente como en las personas y que eso conlleva una responsabilidad por su conducta. Los padres también podrán servirse de frases firmes y amables a la vez para modular las conductas de sus hijos tales como: “te entiendo pero mi punto de vista es este”, “sé que puedes decir lo mismo de una manera respetuosa”, “te amo pero la respuesta es no”, “debes esperar, en un momento más es tu turno”, “no me gusta que me hables así”,  o “confío en que sabrás encontrar una solución útil”.

Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Positive Discipline Parenting Educator
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
www.criandograndeshumanos.com
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
Tú también eres un agente de cambio!
Comparte el artículo si estas de acuerdo con la crianza respetuosa y contagia a más papás!

El vínculo filial, un preventivo del mal comportamiento.

3 dic

vinculo1

En Disciplina Positiva trabajamos el sentido de Pertenencia y Significancia como Principio No.1 para evitar el mal comportamiento. Quiero aclarar que cuando hablo de “mal comportamiento” no me refiero a los berrinches que son parte del proceso de crecimiento normal de los niños, sino a esos comportamientos que van más allá y que resultan una clara alerta de que algo no anda bien. Trabajar el sentido de “Pertenencia y Significancia” quiere decir trabajar en reforzar el vínculo filial entre padres e hijos a través de 4 pilares fundamentales, donde el niño se siente y sabe querido, valorado e importante para su familia.

Estos 4 pilares son: 

- El Reconocimiento: Donde quiere decir hacer sentir al niño valioso, apreciado, que tiene un lugar en la familia y que es único y especial. El reconocimiento se logra a través del contacto estrecho con el niño, con la aprobación a sus actos, con miradas, con caricias, con palabras, con exclamaciones afirmativas tales como: “aprecio lo que has hecho, muchas gracias por tu colaboración”. 

- El Poder: Todas las personas necesitamos sentir que tenemos la libertad de poder escoger y tomar decisiones que tienen que ver con nuestra persona. De igual forma, los niños necesitan sentir que pueden decidir u optar. Si nos privan de la libertad de poder decidir qué queremos y qué nos conviene, las personas tendemos a revelarnos y esto es exactamente lo que sucede con los niños cuando insistimos en resolver absolutamente todo por ellos sin considerarlos. El sentido de poder se construye a través de dejarle tomar a nuestros hijos opciones limitadas y acordes a su edad, preguntándole su opinión (aunque la última palabra la tengamos sus padres y sobre todo si tiene que ver con su seguridad o bienestar), llegando a acuerdos, involucrándolos y dejándolos que puedan experimentar la consecuencias de lo que han decidido (aunque haya sido una opción desacertada, es totalmente respetable porque del error se aprende).

-Justicia: Brindar a nuestros hijos un sentido de Justicia, es darles el mensaje de que existe equidad e igualdad en sus vidas y que las personas obtienen lo que se merecen o han buscado. Digamos que en el mundo fuera de casa, este concepto puede tomar variables, sin embargo, estamos hablando de la educación y la crianza respetuosa en el seno familiar, primer ecosistema social donde el niño aprende de valores. Si te enfocas en trabajar este sentido dejando de lado distinciones o comparaciones entre hermanos, con otros niños, tratando por igual a las personas que te rodean y alejándote de tomar partido por un hijo u otro (incluyendo y particularmente en las peleas entre hermanos), tus pequeños aprenderán el sentido de la justicia de forma natural, pues es lo que viven a diario en sus hogares donde lo que se busca son soluciones equitativas en lugar de buscar culpables. De de la mano de la “Justicia” debe caminar su hermana la “Responsabilidad”, pues es justo también asumir la responsabilidad por nuestros actos en un sentido esencial de Justicia.

- Habilidades: La habilidad se entiende como la capacidad para resolver una situación. Un niño necesita saber y darse cuenta que es hábil resolviendo cosas, pues eso hará que su confianza y autoestima esten en un nivel sano. Cuando logramos cosas por nosotros mismos nos invade un sentimiento de satisfacción y alegría que nos hace bien al alma, nos da un impulso extra y nos invita a probar retos nuevos. Logras potencializar la habilidades de tus hijos a través de la enseñanza en los procesos que ellos han de hacer por primera vez y reforzándolos con el entrenamiento y guía posterior, recuerda que los niños necesitan repetir varias veces los procesos para poder asimilarlos. Otras formas de fomentar la adquisición de habilidades es proporcionándoles confianza y dando espacio para que ellos se enfrenten a la resolución de problemas, sin tu intervención, mas sí con tu apoyo. 

Si un niño/a crece en una familia (sea cual sea su tipo) donde estos 4 pilares están de forma constante en su vida, ese será un niño/a propenso al buen comportamiento dado que no tendrá necesidad (en términos generales) de caer en otro tipo de comportamientos o conductas demandantes para llamar la atención, pues ya cuenta con toda la que puede recibir de sus padres o mentores y sobre todo el amor y aceptación incondicional por ser quien es, una personita única.

Para terminar, recordemos que nosotros los padres también somos muy importantes (una familia sana es aquela en la cual se toman en cuenta las necesidades de todos los miembros por igual) y que si no nos damos un espacio personal para el cultivo de nuestro bienestar, se nos hará un trabajo titánico y casi imposible el poder llevar una crianza respetuosa, así que replanteémosnos que cosas nos hacen felices y tratemos de propiciarlas en nuestra vida, también tenemos derecho a la diversión y al ocio, ¿verdad que sí? 

 

Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Positive Discipline Parenting Educator
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
www.criandograndeshumanos.com
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
Tú también eres un agente de cambio!
Comparte el artículo si estas de acuerdo con la crianza respetuosa y contagia a más papás!

 

Alentarlos a recorrer su propio camino.

26 nov

1452296_560474224034682_1557852468_n
¿Te suena alguna de estas frases: “Es terco como su padre, de tal palo tal astilla, dicen” ó “No, a la pobre no se le dan los números, en eso es igualita a su mamá”?
Seguramente, estas dos ejemplos te trajo a la mente otra serie de frases que sin darnos cuenta solemos decir a nuestros hijos. Pero pensemos… ¿es justo para los niños estar “martillándoles la cabeza” a través de afirmaciones como estas que son producto de nuestras experiencias personales? Nuestros hijos no son el reflejo de nuestras inhabilidades, frustraciones o incapacidades y no debemos condenarlos a ellas simplemente porque son nuestros hijos. Por el contrario, debemos trabajar en ayudarlos a descubrir sus propios talentos y fortalezas (pues todos las tenemos), y de esa forma liberarlos del “estigma” de que no podrán ser o hacer tal cosa solo porque nosotros, sus padres, no pudimos. 
De igual manera, debemos estar atentos para no ser unos padres que deseemos cumplir nuestros sueños frustrados a través de nuestros hijos. Ellos no son “segundas oportunidades” que la vida nos da para lograr algo que no pudimos en el pasado. Ellos llegan con sus propias capacidades, sus propios ritmos y sus propios objetivos a cumplir en esta Tierra. Hay una fase por ahí que dice: “si un trabajo te apasiona, no es trabajo en absoluto”, entonces trabajemos en apoyar a nuestros hijos a descubrir cuales son sus habilidades naturales, cual es esa pasión con la que nació y alentémoslos a recorrer SU propio camino, pues esta es una bondad que brinda la crianza respetuosa y que hará que para tu hijo, seas EL MEJOR PADRE DEL MUNDO! ;D

Por Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Positive Discipline Parenting Educator
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
www.criandograndeshumanos.com
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Conexión antes que corrección.

13 nov

vinculo
Cuando los padres me consultan preguntándome…

- ¿Cómo hago para que mi hijo me haga caso?
– ¿Cómo hago para que mi hijo deje de portarse mal?
– ¿Cómo hago para que mi hijo entienda lo que le digo?
– ¿Cómo hago para que mi hijo no pelee con su hermano?
– ¿Cómo hago para que mi hijo no me desafíe?
– ¿Como hago para que mi hijo no tenga hiperreacciones?

Yo siempre les digo: “querido padre/madre”…

- Conecta con tu hijo, míralo a los ojos
– Valida sus sentimientos y ayúdalo poniéndoles nombre
– Habla con él/ella para saber como está
– Pregúntale su opinión sobre las cosas
– Ofrécele una alternativa para que él/ella escoja
– Deja que te demuestre lo creativo que es
– Permite que te enseñe, los niños son grandes maestros
– Pídele perdón cuando te hayas equivocado
– Dile que es valioso y único/a
– Guíalo con amor y firmeza
– Escucha con atención lo que tiene para decirte
– Enséñale a observar lo que pasa a su alrededor
– Dile que Dios inventó las segundas oportunidades para alentarlo cuando se equivoque
– Susúrrale cuanto lo amas y lo especial que es como persona

Y verás como todo lo bueno que deseas lograr en tu crianza se materializa como por arte de magia… la magia de la conexión entre corazones!

Por Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Positive Discipline Parenting Educator
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
www.criandograndeshumanos.com
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Taller de Disciplina Positiva para Padres.

8 oct

TALLER INTEGRAL DOM_WEB_ SHORT
Todos los padres amamos a nuestros hijos, sin embargo, en muchas ocasiones nos sentimos perdidos o faltos de herramientas para saber como criarlos y educarlos. En este maravilloso taller tendrás la posibilidad de poder reflexionar tus pasos y adquirirás conocimientos que te ayudarán a tomar decisiones eficientes y a largo plazo, pero actuando en el día a día frente a los diferentes desafíos de crianza en tu rol de padre.

Descubrirás una nueva forma de conectarte con tus hijos y obtendrás herramientas respetuosas y efectivas que reemplazarán los gritos, sermones, premios y castigos, a la vez que tus hijos se beneficiarán adquiriendo habilidades significativas para la vida como la responsabilidad, sana autoestima, colaboración y autodisciplina.

Disciplina Positiva es una educación basada en el amor y el respeto mutuo que te permitirá ser el padre/madre que siempre quisiste ser mientras ayudas a sus hijos a ser lo mejor que puedan ser.

El objetivo es conocer las herramientas para llevar a tu familia hacia un estado de armonía y felicidad a través del reconocimiento y la importancia de todos sus integrantes.

Trabajaremos actividades para resolver y aprender sobre:

  • Los resultados del castigo
  • Que hay detrás del comportamiento inadecuado
  • Ser amable y firme a la vez
  • Estilos de crianza
  • Peleas entre hermanos
  • Rutinas y Límites
  • Problemas a la hora de comer
  • Mejorar la comunicación
  • Autocuidado
  • Entendiendo a los adolescentes
  • Herramientas de Disciplina Positiva para una crianza con amor y respeto

En medio de las actividades tendremos unos minutos para un descanso y tomar refrigerios.
Contaremos con coffee break y comida buffet.
Al finalizar el taller, cada papá/mamá/tutor se llevará un kit despedida con un detalle e información sobre lo visto en el taller además de su certificado de participación.

Fecha: Domingo 27 de Octubre 2013
Horario: De 10 a 18 hs
Duración: 8 hs
Dinámica: Teórico – Vivencial
Lugar: Hotel Stanza. Álvaro Obregón No.13 Esq. Morelia, Colonia Roma, Cuauthtémoc, México, DF.
Costo: $1600 Mx mamá o papá / $2500 Mx mamá y papá o un padre y un familiar acompañante (quedan excluídos dos amigos/as).

Familias Felices Educando con Disciplina Positiva es un taller teórico – vivencial que será impartido por Carla Herrera, educadora certificada internacionalmente por la Positive Discipline Association de EE.UU y que cumple con todos los lineamientos requeridos y oficiales que se apegan a la metodología de Disciplina Positiva.

Taller con cupo limitado. 
Para asegurar tu lugar debes realizar tu pago previo depósito bancario.
Si necesitas información específica o deseas inscribirte escribe a pequenogranhumano@gmail.com

Disciplina positivamente.

30 sep

url
La autoestima de los niños se va construyendo a partir de los mensajes que reciben de sus padres respecto a su persona. Por tanto, resulta muy importante disciplinar positivamente, así que cuando tus hijos estén haciendo de las suyas, deja claro que desapruebas la conducta y no al niño. En este sentido la desaprobación está relacionada con su comportamiento y no con su persona o lo que el niño es.

Si tu enfoque va sobre el niño(a) puedes caer en el uso de frases del tipo: “eres un niño(a) malo(a); que pasa contigo, ¿estás mal?; los niños buenos no hacen eso; etc” y tu hijo(a) en lugar de poder aprender habilidades de vida y estar dispuesto a corregir su conducta, se sentirá humillado y estará propenso a tener una baja autoestima. Pero si tu señalamiento se enfoca en la conducta, podrás cambiar un “eres malo” por “eso está mal hecho, ¿quieres que te muestre cómo se hace o prefieres intentar solito otra forma que funcione?”, enfatizando que el niño tiene el poder para hacerlo correctamente. De esta forma su autoestima queda intacta y despiertas en el niño(a) habilidades como el pensamiento reflexivo, la creatividad y la capacidad para resolver problemas. 

Inténtalo, para tí representa un simple ajuste de palabras y de enfoque y para tu hijo(a) una gran oportunidad de sano crecimiento!

Carla Firma Imagen
Cariños,

Carla
Positive Discipline Parenting Educator

 

Límites y Consecuencias Lógicas.

25 sep

url-12
LÍMITES

El propósito que tenemos que tener presentes los padres a la hora de poner límites, es pensar en ellos como una medio para mantener a nuestros hijos a salvo de peligros y adaptados al medio social.
Cuando los padres son quienes deciden unilateralmente cuales límites deben obedecer los niños y luego se encargan de hacerlos cumplir a través de los castigos, sermones o el control, a menudo invitan a la rebeldía y a la lucha de poderes, pues los niños muchas veces sienten injusticia ante la imposición si no hay lugar a la explicación o al diálogo.
En cambio, cuando las reglas de convivencia familiar, las que aseguran el bienestar personal y de los demás integrantes de la casa, como la casa misma, son establecidas involucrando a los niños, las cosas pintan distinto, porque de esta forma los legisladores están menos propensos a convertirse en infractores de sus propias reglas.

Lo ideal sería comenzar a tocar el tema en una junta familiar, hablando entre todos sobre porqué es importante poner límites o reglas de convivencia familiar. Por ejemplo, cuando le preguntes a tu hijo(a) porqué ir a la escuela es importante, él o ella seguramente te dirá “porque aprendo a leer y a escribir, además hago amigos”, entonces podrías decirle que hacer la tarea es parte de las responsabilidades de la escuela y preguntarle si prefiere hacerlos antes o después de bañarse para que el niño(a) sea quien ponga el tiempo adecuado para hacer sus deberes y esté dispuesto a respetarlo.

Una vez que los motivos por los cuales deben hacerse las cosas están claros, se pasa a establecer los límites y en la misma conversación se deja constancia de las consecuencias por transgredirlos.

CONSECUENCIAS NATURALES Y LÓGICAS

Una vez que las reglas de convivencia están establecidas y acordadas en familia, empieza el periodo de prueba y entrenamiento. Lo maravilloso de la vida es tener la certeza de que las cosas no son estáticas y que siempre se pueden retomar, re-dirigir o recrear, así que si no funcionan de acuerdo a tus expectativas, tranquilo(a), recuerda que no se trata de empezar una lucha de poderes entre adultos y niños a ver quien gana a quien, sino que la puesta de límites es con el fin de preservar la salud y el bienestar familiar y social de tus hijo(a)s.

En Disciplina Positiva no aplicamos castigos, porque no creemos en su efectividad, aplicamos muchas otras herramientas y a veces consecuencias naturales y otras consecuencias lógicas.

Una consecuencia natural es cualquier cosa que sucede naturalmente sin intervención del adulto. Se trata de darles a los niño(a)s la oportunidad de que ellos experimenten las consecuencias naturales a sus decisiones, por ejemplo: si no comen, sienten hambre; si no se abrigan, sienten frío. Brindar esta oportunidad a tu hijo(a) es una forma muy valiosa para su auto-aprendizaje, pues se aprende haciendo o no haciendo.

Pero la aplicación de este tipo de consecuencias debes planearla de antemano.
Es decir, debes decidir a conciencia que un día dejarás que tú hijo(a) decida para que aprenda qué pasa y debes evitar caer en dos cosas importantes para que el aprendizaje sea efectivo: 1) evitar rescatar a los niño(a)s y 2) evitar caer en frases como: “viste, te lo dije…” porque esto agrega humillación al niño(a) que de por sí debe estar sintiéndose mal por su opción. Se trata de que aprendan la consecuencia de sus decisiones, no de que se den cuenta que los adultos “tenemos razón y nos las sabemos todas”.

Por otro lado, una consecuencia lógica es aquella en la cual uno de los padres o educadores da seguimiento a la conducta de su hijo(a) a través de su intervención.

La diferencia fundamental entre una consecuencia lógica y un castigo radica en hacer conciencia del lugar desde donde se aplica, es decir, desde la rabia o desde la empatía del padre/madre/educador.

Para saber si estás aplicando una consecuencia lógica o un castigo deberías preguntarte: ¿esto que estoy haciendo con mi hijo(a) lo humilla, lastima, le hace hace sentir culpa, o lo invita a reflexionar y a pensar alternativas adecuadas a su comportamiento?

Además, para que una consecuencia lógica sea lo que pretende ser y no un castigo disfrazado, deberán cumplir cuatro condiciones que se detallan a continuación:

1) Tiene que estar relacionada con lo hechos o la conducta, lo que sucedió aquí y ahora, no lo que el niño(a) hizo ayer o la semana pasada.

2) Su aplicación debe hacerse de manera  tranquila, respetuosa y sin causar dolor, vergüenza o humillación al niño(a). Queremos que aprenda de sus errores, no que pague por lo que aún no aprendió a hacer.

3) Deben ser razonables y justas. No sobredimensionar y tratar las cosas en un rango razonable de justicia. Si el niño(a) pintó la pared, limpiará esa parte, no esa pared más la del baño y la cocina!!!

4) Revelación anticipada. Es fundamental que en la medida de lo posible, anticipes a tus hijo(a)s las cosas que sucederán cuando se saltan las reglas.

Déjame decirte que el uso de las consecuencias lógicas es algo difícil de poner en práctica si no tenemos muy claros los conceptos, porque usualmente en el momento del conflicto, solemos caer en la trampa y actuar desde nuestro cerebro reptil que nos dice “pelea o huye” y en lugar de una consecuencia lógica aplicamos un castigo, o simplemente evadimos la situación perdiendo la oportunidad de guiar a nuestros hijo(a)s hacia el desarrollo de sus habilidades de vida y sociales.
Por tanto, te invito a estudiar todas las herramientas que Disciplina Positiva ofrece como alternativas al castigo, las cuales puedes leer en este LINK

Carla Firma Imagen Cariños,
Carla
Positive Discipline Parenting Educator

Entendiendo las rabietas y los berrinches.

26 ago

berre
Un berrinche o rabieta es una descarga emocional de sentimientos que sucede dentro del desarrollo normal de los niños y que usualmente empieza entre el año, año y medio y dura hasta los 3 o 4 años (aproximadamente) dependiendo del niño(a) y del manejo de ellas por parte de sus padres.

Los berrinches se presentan porque los niño(a)s, conforme van creciendo, tienen la necesidad de hacer más cosas por ellos mismos. Ya son caminantes y explorar el entorno resulta muy estimulante. Lo que sucede es que como están pequeños y los cerebros van desarrollándose poco a poco, sus diferentes capacidades (físicas, intelectuales y lingüísticas) aún no están 100% desarrolladas, lo que produce rabia, miedo o frustración al momento de realizar algo nuevo o aquello en lo cual apenas va incursionando. 

Cuando una rabieta tiene lugar, el cerebro del pequeño se inunda de sustancias y hormonas estresantes como el cortisol, la adrenalina y la noradrenalina lo que hace que sus sentidos queden fisiológicamente bloqueados. Es decir, en su máximo apogeo, los niños no pueden escuchar, entender ni razonar lo que los adultos le están diciendo o indicando hacer en ese momento. Por eso, cuando un niño(a) se encuentra en plena descarga emocional será necesario esperar a que simplemente pase la tormenta para poder conectar con la emoción y re-establecer la calma. En estos casos es crucial que el padre o la madre sean quienes permanezcan centrados (con acceso a su cerebro racional) para poder apoyar al niño y guiarlo eficazmente en su comportamiento con la finalidad de que poco a poco vaya aprendiendo a modelar su conducta y emociones.

Como padre, cuentas con varias herramientas y formas para ayudar a tu hijo(a), desde acompañarlo a su lugar de calma (si están en casa) y esperar a que todo pase para retomar y educar, hasta validar sus sentimientos con empatía y ayudarlos a resolver el problema que causó la rabieta entre ambos. Pero algo que debes tener siempre claro y presente es que nunca una rabieta o berrinche debe ser el medio para conseguir un fin, es decir, no debes ceder ante una rabieta que salta porque no puedes comprarle al niño(a) cuanta cosa ve o quiere. 

A través de tu actitud comprensiva y amorosa, el niño(a) irá comprendiendo que sus padres están presentes para apoyarlo sin juzgarlo pero guiándolo con amor y firmeza a la vez. Esto te convierte en un excelente modelo para tu hijo(a) porque le demuestras con tu actitud cómo las personas afrontan con madurez las frustraciones, la rabia o los miedos de la vida.

El contacto físico, la empatía y el amor producen oxitocina y opioides que irán revirtiendo la química hormonal del estrés y hará que tanto padres como hijo(a)s vayan paulatinamente hacia el bienestar emocional.

Carla Firma Imagen
Cariños,
Carla
Positive Discipline Parenting Educator

%d personas les gusta esto: