Cultivar la autoestima.

La sana autoestima es una cualidad del ser humano que debe forjarse, no es algo con lo que se nace. La autoestima es la valoración personal que cada ser tiene de sí mismo, y esa valoración subjetiva va forjándose a través de los mensajes que nos reflejan las personas con las cuales convivimos en el día a día.

Mensajes del tipo “Ten cuidado, o ¿acaso eres tonto/a?”, “Te lo he explicado mil veces, ¡que lento/a eres!”, “Eres un latoso/a”, “Porqué no puedes ser cómo tu hermano/a?”, etc., etc, calan la psique del niño/a cincelando lentamente su cerebro y asentando las creencias de esos mensajes en su personalidad.  

Cuando los padres o cuidadores usan este tipo de frases, suelen hacerlo con la intensión de animar al niño/a a mejorar su conducta o comportamiento, sin embargo, el efecto es el contrario porque lo que los padres dicen son “palabras santas” para un niño/a. Devenido de esto, es la gran responsabilidad que los padres, cuidadores y educadores debemos asumir haciendo conciencia de los efectos a largo plazo de los métodos que usamos en el día a día para criar y educar a nuestros niño/as. 

Si eres una de persona afortunada que cuenta con una sana autoestima, es decir, que te quieres y aceptas tal cual eres, si tiendes a tomar decisiones destinadas a cuidar tu bienestar físico, psíquico y emocional, si mantienes relaciones saludables con otras personas y sabes cómo detener a aquellas que quieran lastimarte, etc., etc., es gracias a que cuando fuiste niño/a, tu mamá, papá o cuidador dedicó mucho tiempo para decirte lo valioso que eras y porqué lo eras, dedicó tiempo a conocerte y a apreciar tu ser y, sobre todo, supo como amarte incondicionalmente aceptando tus errores sin juzgarte y festejando y alentado tus aciertos. 

Si hoy como adulto/a, tu autoestima te lleva a ser una persona que puede enfrentar los problemas de la vida con valentía, creatividad y positivismo, llevándote a buscar soluciones más que culpables, es precisamente porque cuando fuiste niño/a, alguien creyó en ti y supo cómo guiarte con amor y respeto siendo firme y amable al mismo tiempo. Ese alguien supo cuidar sus palabras y la forma de acercarse a ti cada vez que estuvo contigo, por eso eres afortunado/a. 

En Disciplina Positiva, entre otras herramientas, usamos el dar aliento y motivación para forjar la sana autoestima de nuestros niño/as, lo que lleva a la vez a una mejoría en el comportamiento porque los niños se sienten tenidos en cuenta. Lo que ellos hacen contribuye de manera significante al bien de la comunidad (familia o escuela) a la cual pertenecen y al hacérselos notar a través de las “tres maneras de dar aliento” que les comparto abajo, hace que además de sentirse capaces y valorados, tengan mayor disposición a la cooperación. 

Este tipo de educación y crianza amorosa y respetuosa es la que queremos forjar en nuestras sociedades, porque sólo de esta manera es que como humanidad podremos trascender los problemas individuales y sociales que nos aquejan y persiguen desde siempre, ¿les hace sentido?. 

Para los que gusten, los invitamos a seguir profundizando en el tema de la autoestima en nuestras siguientes actividades para padres, maestros y cuidadores:

Jueves 25 de 10 a 12 hs. > Círculo de crianza “Cultivar la autoestima”. Detalles aquí.
Domingos 13 y 20 de marzo de 9 a 14 hs. > Taller de Disciplina Positiva “Autoestima, comunicación y comportamiento”. Detalles aquí.

Ambas actividades son en Ciudad de México y tienen cupo limitado.
Mayores informes con Yaz Gómez en info@criandograndeshumanos.com

¡Los esperamos con los brazos abiertos!

Bendiciones,

Carla Herrera Web

Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Certified Positive Discipline Trainer
Member of Positive Discipline Association

Maneras de dar Aliento.WEB

Charla para parejas.

pareja-feliz copyMuchas parejas por diferentes circunstancias, como por ejemplo al momento de tener hijos se responsabilizan tanto en su nuevo rol de padres que olvidan seguir nutriendo y cuidando su relación sentimental. Esto trae una serie de dificultades que si no se atienden de forma oportuna, pueden acarrear malestares emocionales, distanciamiento y discusiones constantes marchitando la relación de amor y confianza.

En esta charla obtendrás información valiosa que te ayudará a conectar con tu pareja, a la vez que aprenderás cómo comunicarte de manera efectiva con la finalidad de expresar tus deseos, sentimientos y necesidades sin lastimar.

La invitación es para el domingo 7 de febrero de 2016 de 9 a 11 hs en Ámsterdam no. 12 Piso 1, Colonia Condesa, Ciudad de México.

Inscripciones abiertas con cupo para 20 asistentes.
Informes: info@criandograndeshumanos.com

Para ver la información completa de esta actividad haz clic aquí.

Charla de Disciplina Positiva.

Conexión
La ilusión y magia de ser padres muchas veces se ve mermada por el gran esfuerzo que representa criar a un niño/a. Mientras los hijos son bebés es “relativamente fácil” satisfacer todas sus necesidades. Los padres por instinto saben muy bien cómo conectar con ese bebé que les roba el aliento y a pesar del cansancio los llena de amor. Pero el bebé va creciendo y adquiriendo con ello habilidades físicas que le permiten deambular para aquí y para allá, va aprendiendo a hablar para decir cuanto quiere o, por el contrario, todo aquello que no quiere, va entrando en contacto con su mundo circundante saltándose reglas y límites que no entiende, no comprende el tiempo de la misma manera que los adultos, ni de lo que es ser educado o de lo que está o no permitido… Y mientras todo esto va sucediendo, los padres ya no saben tanto cómo actuar, tienden a repetir lo vivido, o bien empiezan a implementar nuevas técnicas sin estar tan informados o seguros de sus resultados a largo plazo. En definitiva, entran en conflicto (con ellos mismos y con su pareja cuando la hay) al tener que enfrentarse y lidiar con este nuevo panorama de su pequeño/a cada vez más autónomo y decidido.
Por tanto, el primer paso para construir una crianza basada en el amor y el respecto y sobre todo, disfrutar del proceso creando habilidades de vida a largo plazo, es a través de reforzar el vínculo y la conexión entre padres e hijos.

<<<La conexión es el principal antídoto contra el comportamiento desafiante>>>

En mi próxima charla aquí en Ciudad de México, compartiré herramientas de Disciplina Positiva encaminadas a este propósito.
Te invito a visitar a hacer
CLIC AQUÍ para enterarte de todos los detalles!

¡Los espero!

Bendiciones,

Carla Herrera Web

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano
Member of Positive Discipline Association

REPARAR: una herramientas más de Disciplina Positiva.

ayudar

Esto es muy parecido a redirigir la mala conducta, pero involucra más al niño en el proceso de solucionar problemas. 
Cuando los niños hacen algo irresponsable o irrespetuoso, debe darles la oportunidad de compensar su conducta haciendo algo para que la persona ofendida se sienta mejor. Esto no funciona si la actitud del adulto es punitiva, en cambio, resulta útil si es cordial y respetuosa, haciendo que el niño participe en la decisión de cómo desea reparar la falta.

Mónica y Pilar aventaron naranjas al carro del vecino. Su madre se sentó con ellas y las involucró en la discusión haciéndoles preguntas abiertas de una manera muy cordial. Primero reconociendo, “Me imagino que debió ser muy emocionante y divertido aventar naranjas al auto del señor Sandoval, pero me gustaría suponer algo. Me imagino que ustedes no pensaron cómo se sentiría el señor Sandoval cuando viera el desastre que había sobre su auto.” Ambas niñas parecían sentirse un poco culpables. Su madre continuó, “¿Cómo creen que se sintió?¿Cómo se hubieran sentido ustedes si alguien les hiciera lo mismo a su auto?”
Las pequeñas admitieron que no les hubiera gustado. Entonces su madre preguntó, “¿Qué creen que pueden hacer para reparar la falta que cometieron en contra del señor Sandoval? Las niñas se encogieron de hombros y dijeron que no sabían. Entonces su madre persistió, “Vamos niñas, no se trata de meterlas en problemas. Todos cometemos errores y se trata de que aprendamos de ellos y hagamos cualquier cosas que pueda reparar nuestra falta. Ustedes son buenas resolviendo problemas. ¿Qué las haría sentirse mejor si tuvieran un auto y alguien les aventara naranjas?”
Pilar dijo, “Supongo que me gustaría que esas personas me pidieran disculpas.”
La madre dijo, “¿Alguna otra cosa?”
Mónica respondió, “A mí me gustaría que esas personas lavaran mi auto”
Entonces la mamá añadió, “Esas son excelentes ideas. ¿Estarían dispuestas a hacerlas para el señor Sandoval?”
Las niñas parecían renuentes, pero finalmente aceptaron que eso era lo correcto, entonces su madre dijo, “Sé que esto es difícil, pero también sé que se van a sentir mejor con ustedes mismas cuando lo hayan hecho.¿Quieren que las acompañe, o prefieren ir a hablar con el señor Sandoval ustedes solas?” Las niñas acordaron ir solas a hablar con él.
Mónica y Pilar tuvieron suerte de que el señor Sandoval era una persona amable. Él reconoció que se requería valor para admitir los errores y hacer algo para repararlos. Si hubiese sido gruñón, de todas formas la madre de las niñas las hubiese motivado a reparar su falta. Aún cuando a la gente no le agrade aceptar las reparaciones, es fácil imaginar que Mónica y Pilar pensarían más en las consecuencias de sus actos en el futuro.

Reparar la mala conducta es estimulante, pues enseña responsabilidad social. Los niños (y todos) se sienten mejor cuando ayudan a otras personas.
Cuando se ayuda a reparar la faltas de una manera no punitiva (no violenta), es motivador porque los niños experimentan la oportunidad de aprender de sus errores y corregir cualquier problema. Reparar también es estimulante porque los niños aprenden que pueden ser responsables de responsables de su conducta sin sentir temor, culpa, vergüenza ni dolor.
Es muy triste que los adultos piensen que es más importante que los niños sientan culpa, vergüenza y dolor por lo que han hecho cuando en realidad están aprendiendo, en lugar de enseñarles a reparar sus faltas y experimenten el tipo de motivación que los inspirará a abandonar su mala conducta, aprendiendo a ser responsables sin necesidad de lastimar su dignidad y respeto.

Tomado del libro “Disciplina Positiva” de Dr. Jane Nelsen.

Si te hace sentido los que Jane nos dice, te invitamos a compartir este texto con más familias  :)

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Síguenos y únete a la comunidad!
@pequegranhumano
f/pequenogranhumano
www.pequenogranhumano.com
www.criandograndeshumanos.com

Día Internacional del Bebé Prematuro.

bebe
El pasado mes de octubre, fuimos invitados al Círculo Rojo y Naranja de Mead Johnson Nutrition, donde el Dr. Jorge Higuera, Director Médico Regional para Mead Johnson Nutrition® Latinoamérica, nos platicó a las mamás presentes sobre “La importancia de los nutrientes en el bebé prematuro: Proteína, DHA y Vitamina D”.

Según la OMS un bebé se considera recién nacido prematuro cuando el parto tiene lugar antes de que se hayan completado las 37 semanas de gestación y así mismo hay diferentes grados de prematurez, siendo el más extremo el de los bebés que pesan menos de 1000 gramos.

El grado de prematurez se define de acuerdo a su peso, nutrición y la madurez de sus órganos. Antiguamente los bebés prematuros se alimentaban por método parenteral (alimentación intravenosa) pero con el correr de los años se implementaron mejorías para la salud de estos bebés y hoy por hoy la alimentación complementaria se realiza por el método de nutrición trófica, es decir, por sonda directamente al estomago del bebé ya que los bebés de menos de 32 semanas de gestación no tienen desarrollado aún en su cerebro el reflejo de succión que tienen los bebés a término.

Dice el Dr. Higuera que la leche materna es fuente de inspiración y alimento para la vida y que siempre es la primer opción para todo bebé, pero en ciertos casos como el de los prematuros, es necesaria fortificarla para ayudar a la salud del bebé.

El equilibrio en  la correcta nutrición de un bebé prematuro resulta vital, porque una bebé desnutrido a largo plazo puede quedar con secuelas intelectuales o físicas y un bebé sobre alimentado, visto también a largo plazo, puede presentar problemas de sobrepeso que repercutirán negativamente en toda su salud.

Adicionales a los componentes de leche de su madre, la alimentación del bebé prematuro debe contener:

  • Proteínas: Las proteínas son factores claves para el crecimiento y el desarrollo a largo plazo. Una ingesta mayor de proteína aumentó la circunferencia cefálica, talla y peso en lactantes con bajo peso al nacer además de obtener mayor puntaje en el desarrollo mental.
  • DHA: El nacimiento prematuro interrumpe abruptamente la acumulación de nutrientes como el DHA que ocurre durante el tercer trimestre cuando la masa cerebral crece más del doble. Niveles suficientes de DHA son críticos para el desarrollo cerebral y visual.
  • Vitamina D: Los lactantes prematuros están en alto riesgo de presentar niveles bajos de vitamina D al nacer. La vitamina D juega un papel esencial en la mineralización ósea, lo que destaca su importancia para el mantenimiento de las concentraciones adecuadas de calcio y fósforo.

Afortunadamente en el año 2014 se publicó la “Nueva Guía Global de Nutrición para Prematuros”, la cual actualiza los requerimientos y da una orientación más clínica del manejo de estos pacientes. El nombre original de la guía es “Nutritional Care of Preterm Infants”, y fue desarrollada por 33 expertos en nutrición neonatal de los 5 continentes.

Si alguna mamá o papá entre nuestros lectores, desea obtener la guía o las referencias científicas en la cuales fue basada toda esta información, con gusto puede escribirnos a info@criandograndeshumanos.com para que se las proporcionemos.

El tema último del cual hablamos, fue sobre la importancia del afecto y el contacto continuo con el bebé recién nacido como una forma de fomentar el apego y sus progresos de salud. Para ello, les dejamos información sobre los beneficios del Método Madre Canguro mencionados en esta Guía de la OMS.

Esperamos que esta información sea de su utilidad y beneficio!

Equipo Pequeño Gran Humano.

¿Qué tanto es tantito?

SOBREPROTECCIÓN-Y-AGRESIVIDAD-INFANTIL-TERRASSA-BARCELONA
Como se dice en México… ¿Qué tanto es tantito?
Queda por demás decir que todo padre/madre ama a su hijo/a y que siempre querrá lo mejor para él/ella, pero en muchas ocasiones los padres confunden amor con responsabilidad y se convierten en padres sobreprotectores o padres “helicóptero” como también se los designa.

El amor es base de toda relación pero lleva implícito sus cuotas de responsabilidad, guía y motivación. En este sentido es parte del amar a nuestros hijos el permitirles ser, es decir, darles la libertad para probar sus capacidades y habilidades sin ser juzgados o subestimados.
Un padre/madre sobreprotector, es todo aquel que hace por su hijo/a todo aquello que en realidad el niño/a ya es capaz de hacer por sí mismo/a.
Esta conducta parental, poco a poco provoca fundamentalmente dos cosas: 1) Que el niño/a vaya creciendo con un sentido de incapacidad y piense “Soy inútil, no puedo lograr esto” y 2) Que crea que tiene derecho a servicios especiales y piense “Que los demás lo hagan por mí”.
Ciertamente ninguno de los dos pensamientos es alentador para un niño/a ni saca a la luz lo mejor de sí mismo.

En Disciplina Positiva para orientarnos en ese equilibrio tan difícil de conseguir, es decir, no caer en el rescate y la inhabilitación continua del niño/a, ni pasarnos al otro extremo de la negligencia al negarle la orientación y el apoyo para lograr sus progresos, usamos el respeto mutuo como brújula.
Esto quiere decir que siempre tendremos presente el respeto en tres líneas: para el padre/madre, para el niño/a y para la situación.

En este sentido y ante la duda de saber cuando estamos alentando y motivando a un niño/a en lugar de “sobreprotegiendo” o inhabilitando, debemos hacemos la siguientes preguntas: ¿Esto que estoy haciendo o diciendo es respetuoso para mi hijo/a?, ¿Es respetuoso para mí? y por último, ¿Es respetuoso para la situación?

Espero que estos consejos te sean útil para guiar y crecer a tu pequeño gran humano en el camino del amor, el respeto y la dignidad.

Bendiciones,

Carla Herrera Web

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano
Member of Positive Discipline Association
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Te invitamos a vivir la experiencia DISCIPLINA POSITIVA en nuestro último taller del año en Ciudad de México!
“FAMILIAS FELICES EDUCANDO CON DISCIPLINA POSITIVA” un taller ESPECIAL a un PRECIO ESPECIAL!!!!
Detalles aquí > http://goo.gl/Q4MCNj

¡Pon a los niños en el mismo barco!

columpio_interiores.7a2ab9fs9ps8osw08wwg08sco.bc67xig3hwgk4kog4so80ssks.th

Muchas veces los padres de forma inconsciente somos quienes provocamos la rivalidad entre nuestros hijos al hacer siempre de jueces ante los retos que ellos viven como hermanos en el día a día.

Una herramienta muy valiosa de Disciplina Positiva que nos ayuda a evitar etiquetas como el hijo “bueno o tranquilo” y el hijo “travieso o peleonero”, es poner a los niños en el mismo barco.

En palabras de la Dra. Jane Nelsen:
“Si tiene más de un hijo, una de la palabras más útiles para prevenir la rivalidad entre hermanos, combinaciones de “niño bueno”/ “niño malo” y herir sentimientos, es la palabra “niños”. Con mucha frecuencia, los adultos adquieren el hábito de dirigirse a un niño en lugar de utilizar el término “niños” y ponerlos en e mismo barco. Es difícil saber con exactitud quien empezó una discusión. Es probable que usted vea a su hijo mayor golpeando a su hermano menor, pero quizá no vio lo que el menor hizo para provocarlo. En lugar de tratar de averiguar quien empezó la pelea, intenten lo siguiente: “Niños, si quieren seguir peleando, por favor háganlo afuera o en otro lugar”. Si los niños están peleando por el asiento delantero del auto diga: “Niños, ninguno se va a sentar en el asiento delantero hasta que acuerden un plan para compartirlo. Y por favor trabajen en los detalles juntos”. Si sus hijos responden con un: “No es justo, yo no estaba haciendo nada malo”, o “Mamá, fue él, no yo”, simplemente diga: “No estoy interesada en buscar culpables sino en resolver el problema. Me encantaría sentarme con ustedes mientras lo resuelven, si eso les ayuda en algo”.

Este extracto de texto fue tomado el libro “Disciplina Positiva de la A a la Z”

Y si vives en DF y te gustaría profundizar en estos conocimientos, te invitamos a nuestro último taller del año “Familias felices educando con Disciplina Positiva” el cual estará a un SÚPER PRECIO ESPECIAL para cerrar un gran año de actividades, aprendizajes y difusión de la Disciplina Positiva!

+ info: info@criandograndeshumanos.com