Cómo forjar el vínculo con tus peques cuando (además) trabajas fuera de casa.

dia-de-la-madre-con-sus-hijosMuchas mamás que trabajan fuera de casa me consultan preocupadas sobre cómo pueden forjan el vínculo y el apego con sus hijos al estar tantas horas separados de ellos, a lo que yo siempre les digo: recuerden lo que dice el dicho, “más vale calidad que cantidad”. Esto quiere decir que para forjar un vínculo con un niño/a, no es suficiente la mera presencia física, sino que hay que también conectarse con ellos con presencia y disponibilidad emocional e intelectual, lo que significa demostrarle al niño/a afecto, escucharlo atentamente, hacerles preguntas que puedan serles interesantes, contarles cosas, acompañarlos, etc… En pocas palabras; convivir el tiempo que se pueda, pero con consciencia, amor y respeto independientemente de la edad del pequeño/a.

Así que para las mamás que trabajan tanto dentro como fuera de casa, les comparto estas sugerencias que pueden implementar para aprovechar al máximo ese tiempito que pueden están con sus hijos para forjar y reforzar el apego y el vínculo con ellos.

> Del tiempo que le dediques que sea 100% del 100%. Si además de trabajar en casa, te toca también hacerlo fuera, estarás de acuerdo que el tiempo o que tengas para convivir con tu peque es oro. Así que cuando estés con él/ella, deja de lado el celular, las preocupaciones, el estrés y solo respira para oxigenar tu cerebro. Mira a tu hijo/a a los ojos, dile que lo extrañaste y déjate llevar en el aquí y en el ahora.

> Usa las horas de comida para convivir y disfrutar a tu hijo/a. Tanto el desayuno como la cena son momentos importantes de convivencia familiar. Haz una rutina que te permita compartir con ellos estos momentos y úsalos para hablar de cosas positivas. A la mañana toma por costumbre desearle a tu hijo/a un lindo día y aprovecha la hora de la cena para preguntarle que tal estuvo.

> Si es bebé, procura hacer todo lo recomendado para forjar el vínculo en esta primer etapa. Esto es mirarlo a los ojos cada vez que lo estés amamantando o dando biberón. Acarícialo con suavidad y ternura, susúrrale o cántale nanas, atiende siempre su llanto (si llora es por algo), duerme con él/ella si te sientes cómoda con el colecho y cárgalo todo lo que te sea posible.

> Involúcralo en las tareas domésticas para las cuales esté preparado/a según su edad y capacidades. Pedir su colaboración en pequeños quehaceres puede ser cosa buena para conectar con él/ella. Frases del tipo: “Mamá está algo cansada y tiene que terminar esta tarea, pero conozco un/a estupendo ayudante que puede hacer esto mucho más divertido! ¿Quién será?… ¿De casualidad tú conoces a alguien así?

>  Usa la hora de la tarea (deberes) para conectar. Como mamá me consta que la hora de la tarea puede ser algo tediosa, sobre todo cuando las maestras dejan mucha actividad y tanto los peques como una estamos cansados. Sin embargo, siempre podemos escoger cómo mirar las cosas y cómo actuar frente a ellas. Así que es nuestra decisión hacer de este rato una batalla campal donde se estrenan tanto la madre como el niño sin cumplir los objetivos (un niño estresado no puede pensar ni aprender y asocia la hora de la tarea a un momento de malestar emocional) o pensar que en realidad es un honor poder acompañar con cariño a nuestros hijos en su camino de aprendizaje del mundo.

> Usa las nuevas formas de comunicación para contactar. Vivimos en una era muy tecnológica lo cual nos permite contactar con nuestros hijos de muchas maneras. Además de la clásica llamada por teléfono, podemos ponemos creativas y en un pequeño break tomar una foto o video de nuestro entorno laboral y mandárselo por Wsp en tiempo real al celular de la persona que está cuidando a nuestro hijo/a, o más tarde mostrárselos desde nuestro propio celular cuando nos encontremos con él/ella al recogerlos en la escuela o guardería. Enviarles mensajitos de voz con frases del tipo: “Amorcito tengo unos minutos en el trabajo y me pregunto cómo estás o qué estarás haciendo en este momento”

> Usa las clásicas formas de comunicación para contactar. Se trata de lo mismo pero haciéndolo de una forma más análoga, o mejor dicho “romántica” Esta forma de conectar se trata de dejarles un post it en su lunchera con un mensaje de amor “recuerda que mamá te ama”, “espero que tu lunch esté rico, lo hice con amor para ti”, etc. También puedes dejar frases escritas con gis en una pared de su recámara o un cartelito pegado en la puerta. Si no sabe leer, puedes pegar una foto tuya y de él/ella con post it de corazones alrededor. Hay infinitas maneras de dejarles en mensaje de amor, solo debemos ser creativas!

> Juega con tu hijo/a cada vez que puedas. El juego es una poderosa herramienta para conectar y reforzar el vínculo entre padres e hijos porque es la manera más natural e intuitiva que los niños usan para conocer el mundo. Además de ser divertido y desestresante, jugar con tus hijos te permitirá en muchas ocasiones leer entre líneas como él ella se está siendo.
Si ya pasó la edad de los juegos infantiles, puedes aprovechar para conectar a través de otros intereses que tenga tu hijo/a como la música, las películas, el deporte, otro tipo de juegos o cualquier otra disciplina de su interés.

> Saca todo el provecho de la hora del baño. Dependiendo de su rutina, puedes hacer un batido de espuma en un bañito para la diversión o usar este espacio para un buen masaje relajante, que además de fortalecer el sistema inmunológico de tu hijo/a, quedará listo para ir a la cama en calma.

> Leerle un cuento antes de dormir nunca falla. La hora de ir a la cama es un momento muy enriquecedor para que tu hijo/a te sienta cerquita. Tal vez no te quede mucho tiempo libre para pasar con él/ella en el correr del día, pero la hora del cuento antes de irse “al país de los sueños” puede ser una rutina muy esperada por tu hijo/a para pasar tiempo juntos y algo que él o ella recordará por siempre.

> Considera el fin de semana (o tu día de descanso) para pasar tiempo especial con tu peque. En conjunto con tu hijo/a, haz una lista de sugerencias de actividades que pueden hacer juntos en tus días de descanso, como por ejemplo ir al parque, al cine, a un museo, teatro, la casa de los abuelos, desayunar, dar un paseo al aire libre, tomar actividades recreativas o culturales, etc, etc.  Una vez que tengan su lista, establece un día fijo previo para revisar juntos cual será la actividad programada para el fin de semana.

> Habla, cuenta, comenta, ríe, explica, propone, pregunta y escucha con atención. Esta forma de conectar con nuestros hijos es probablemente la sugerencia que más me gusta de todas y les voy a decir porqué. Primero porque es práctica e instantánea, y segundo, porque es una excelente manera de mantener un canal de comunicación sano y abierto. Al conversar con tu hijo/a, forjas de manera natural una relación basada en la confianza y el amor. Los niños por más chiquitos que sean, son capaces de entender perfectamente cuando sus papás les estamos comunicando algo. Aunque ellos no puedan comprender el lenguaje de las palabras, comprenden el lenguaje corporal, las intensiones y emociones y sobre todo el mensaje de amor!

Espero que estos consejos te sean útiles para que, independientemente a la edad que tengan tus hijos y el tiempo que  tengas para convivir con ellos, puedas forjar, crear, o reforzar el lazo de amor entre tú y ellos.

Bendiciones,

Carla Herrera Web

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano
Member of Positive Discipline Association

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Vive la experiencia de la Disciplina Positiva en nuestro siguiente taller de 7 semanas:
“Conociendo a fondo la Disciplina Positiva”

En estos talleres los asistentes de forma divertida y eficaz, aprenderán todas las herramientas necesarias para liderar un paternaje/maternaje basado en el equilibrio entre la amabilidad y la firmeza, lo que forjará relaciones de amor, respeto y dignidad entre ellos y sus hijos.

En este taller aprenderemos sobre:

– Que hay detrás del comportamiento inadecuado de los niños y cómo guiarlos.
– A comunicarnos con asertividad sin caer en regaños, gritos y cantaletas.
– A forjar una sana autoestima en nuestros hijos.
– A motivarlos y encaminarlos hacia la autonomía.
– A criarlos de manera tal que ellos se sientan amados y conectados con sus padres y/o cuidadores.

Haz clic AQUÍ y checa todos los detalles de maravilloso taller.
Son solamente 20 cupos, no te quedes fuera!

Haz preguntas para fomentar el pensamiento reflexivo de tu hijo.

preguntas2
Es muy usual que los padres de forma reiterada digamos a nuestros hijos: “Qué hacer”, “cómo”, “dónde”, “cuándo” y hasta de “a cuánto”!!!
Esto es normal y esperable en sus primeras etapas porque no tienen conocimientos y experiencia, pero conforme los hijos van creciendo y adquiriendo nuevas habilidades, es necesario que los padres empecemos a cambiar órdenes por preguntas. 

Dice Jane Nelsen -Co-creadora de Disciplina Positiva- que una parte de nuestro trabajo de padres es ayudar a nuestros hijos a aprender a pensar por sí mismos, y que podremos lograrlo tan solo si primero los padres aprendemos a escuchar con nuevos oídos, porque para preguntar hay que estar dispuestos a escuchar.

Al darles toda la información digerida o simplemente al decirles todo de forma casi robótica sin detenernos siquiera a escuchar qué desean, cuál es su opinión respecto a algo, de qué otra forma podrían ellos resolver un problema, etc., hace que quitemos a nuestros hijos la posibilidad de adquirir habilidades intelectuales como el discernimiento, el juicio y la crítica. Es como obstruir sus canales de pensamiento para buscar soluciones, dar su opinión y aprender a desarrollarse por sí mismos para realizar aquellas tareas para las cuales ya estén aptos. Les decimos “qué pensar” en lugar de educarlos “cómo pensar” y esto puede representar un riesgo en su vida y un aliciente para la frustración a la hora que tengan que enfrentar una dificultad que les tocaría resolver por sí mismos.

Pero los padres podemos lograr mucho con poco. Basta con qué empecemos afinar nuestro oído y a abrir nuestro corazón para escucharlos con atención, conocer quiénes son nuestros hijos y que percepción tienen ellos del mundo.
Para ello podemos valernos de las llamadas “preguntas de curiosidad” que usamos en Disciplina Positiva, con la finalidad de gradualmente llevar a nuestros hijos hacia la formación de sus propios pensamientos, mientras les damos el mensaje implícito de: “Me interesa lo que tienes para decir”.

A continuación, les comparto algunos ejemplos de preguntas curiosas para que se animen a empezar a cambiar órdenes por preguntas:
En lugar de: ¡Mira nada más lo que hiciste!
Decir: ¿Qué pasó aquí?
En lugar de: Esto te pasó por tal y cuál porque esto y lo otro… 
Decir: ¿Cuál es tu percepción de lo que sucedió?
En lugar de: ¡Te lo dije! ¡Ahora sí vas aprender qué se siente!
Decir: ¿Cómo te sientes al respecto de esto?
En lugar de: Por lo que acabas de hacer, ahora no podrás… 
Decir: ¿Qué ideas tienes para solucionar este problema? 

Todas las variantes que se les ocurra sin ser humillantes y que lleven a los niños a la autoreflexión son muy válidas!
Recuerden que los niños están aprendiendo sobre el mundo y nuestra tarea como padres y cuidadores, es hacer acompañarlos en ese camino con amor y respeto, porque cuando ellos sean adultos es lo que darán a sus hijos y eso es gracias a que tú se los enseñaste!

Espero que estos consejos de Disciplina Positiva sean de utilidad para agregar una herramienta más a su maletín.

También quiero aprovechar para invitarlos cordialmente a la conferencia sin costo “Crianza para la Paz” que tendré el gusto de impartir el día 6 de febrero en la Comisión del Distrito Federal.
Si les interesa inscribirse, solo deben enviar su nombre completo y la razón por la cual desean asistir a: pequenogranhumano@gmail.com

Reciban bendiciones,
Carla Herrera Web

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano
Member of Positive Discipline Association
……………………………………………………………………………………..
Nuevo! Taller de inteligencia emocional para niños “Mi mundo interior y yo”
Haz clic AQUÍ y checa todos los detalles de esta actividad para tus hijos y todas las demás!

Cuidado con las etiquetas! ¿Qué actitudes quieres propiciar en tus hijos?

XILst
Cuando escuchamos que sale de nuestra boca la frase: “Eres…”, debería sonar interiormente una alarma que nos prevenga que estamos a punto de decir algo que marca a nuestros hijos.

El niño va construyendo su identidad en relación a imágenes y mensajes que les brindan los demás. Entonces, un niño que escucha constantemente: “eres un bruto, eres malo, eres distraído, desordenado, eres una mandona,  mentirosa, etc, irá construyendo una idea de sí mismo en relación a esos mensajes recibidos por su entorno, y cuanto más cercanos e importantes para él son los seres que las pronuncian, más fuertes serán esas etiquetas que quedan prendidas en el subconsciente.
Es impresionante la fuerza que pueden tener nuestras palabras o nuestras creencias acerca de ellos, que también las manifestamos con gestos, miradas y tonos de voz.
Es importante tomar conciencia que al repetir constantemente una frase al niño, terminamos afirmando la conducta que muchas veces buscamos corregir. Nuestras afirmaciones sirven como una especie de fijador a nivel inconsciente.
A base de escuchar muchas veces lo mismo, el niño termina convenciéndose de ser lo que otros le dicen que es.

“¡Siempre el mismo desordenado, ¿cuantas veces te tengo que repetir lo mismo?!”
En vez de que estos comentarios vuelvan al niño más cuidadoso, cada frase sólo sirve para anularlo y confirmar su falta de atención u orden. Inconscientemente el niño experimenta, “No me queda de otra, como dice mi madre/padre, soy y seré siempre desordenado”.
Sería muy diferente escuchar: “me molesta encontrar la sala desordenada… ¿puedes colaborar por favor?”.

Cuando ponemos nuestra atención en lo que no nos gusta, creyendo que señalando constantemente lo que hace mal a través de una crítica lo ayudará a cambiar, justamente obtenemos lo contrario, lo alimentamos, y en vez de desaparecer, crece.
A base de recalcar los defectos o deficiencias de nuestros hijos, los convencemos de ser lo que no queremos que sean. Por eso es que criticar, sermonear y regañar, no funciona. Cuidado con los mensajes más frecuentes que sueles darle a tu hijo, para que en lugar de fijar los comportamientos que no deseas, lo ayudes a cambiar.

Pensemos en sus cualidades, aquellas fortalezas que podemos ver en él, siempre podemos encontrar algo positivo que rescatar: “gracias por cuidar a tu hermana mientras yo preparaba la cena”, “defendiste a tu amigo cuando otros lo criticaban”, “pusiste mucho esfuerzo para terminar esta tarea sólo”, etc.
La motivación es el camino, veamos sus capacidades, siempre encontraremos algo para destacar positivamente si no esperamos la perfección.
Si te enfocas en lo positivo que tu hijo tiene, a él no le quedará más remedio que mostrarte lo mejor de sí mismo!

Lic. Vanesa Gómez
Psicopedagoda
Directora de Disciplina Positiva Argentina

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Si quieres aprender de forma práctica y efectiva más sobre estos conceptos, te invitamos a participar de nuestro último taller del año con Disciplina Positiva aquí en Ciudad de México titulado: “Comunicación, Comportamiento y Autonomía”.
Domingos 16, 23 y 30 de noviembre de 10:00 a 12:30 hs
Informes con Yaz Gómez a info@criandograndeshumanos.com

Taller de Disciplina Positiva en Guadalajara!

Screen shot 2014-09-10 at 6.57.54 PM

Como ya sabemos “los hijos no vienen con manual” y lo que pensamos que sería fácil de resolver, se convierte en un desafío cuando decidimos criar en el amor y el respeto, porque los padres debemos re-educarnos y aprender nuevas formas de guiar a nuestros hijos.

Disciplina Positiva es una filosofía de crianza que parte del respeto mutuo entre padres e hijos y que se basa en el equilibrio entre la amabilidad y la firmeza como pilar educativo.

A través de nuestra metodología de ejercicios vivenciales podrás entrar al mundo de tu hijo, lo que te permitirá descubrir muchas respuestas a las preguntas que te haces a diario: ¿Porqué se porta así? ¿Cuántas veces debo repetirle algo para que lo entienda? ¿Porqué le encanta hacer justamente lo que sabe que no puede?

Nuestros talleres son divertidos y prácticos porque aprendes a través de la experiencia y de lo que comparten otros papás, que al igual que tú viven los mismos desafíos. La crianza nos pone a los papás en el mismo barco, ¡nunca lo olvidemos!

El objetivo de este taller es enseñar habilidades eficaces, prácticas y respetuosas para educar hijos felices, seguros, cooperativo y empáticos, y a su vez, disfrutar de esta tarea en tu rol de papá, mamá o cuidador. Mira todos los detalles en AQUÍ.

Te esperamos!

Si te interesa participar, solicita información con Yaz Gómez a info@criandograndeshumanos.com y si consideras que esta información puede ser útil a alguna familia, te agradecemos compartirla :)


Bendiciones,

Carla Herrera
Positive Discipline Parenting Educator

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Para próximas fechas en DF escribe a pequenogranhumano@gmail.com

Rutinas a la manera de Disciplina Positiva.

Rutinas
[Imagen tomada de internet]

El siguiente ejemplo describe cómo armar una rutina con Disciplina Positiva para la hora de dormir, pero el procedimiento es aplicable a cualquier rutina del día.

Coméntale a tu hijo que juntos harán una rutina para la hora de dormir y que esto los ayudará a organizarse y a evitar conflictos y demoras.
Toma una hoja y una pluma y pregúntale al niño todos lo que necesita hacer para aprontarse para ir a dormir.
Tu pequeño empezará a compartirte cosas como: mirar la tv, ponerme la pijama, jugar un rato, lavarme los dientes, tomar mi leche, leer un cuento, etc, etc…

Sin pretender establecer un orden, tú simplemente realiza la lista tal cual el niño te va compartiendo.
Si el peque dice algo inadecuado que a tu criterio no es parte de la rutina, no lo pones y le explicas brevemente el porqué eso no entraría en la rutina.
Una vez que tienes todos los pasos (revisa que no sean más de 5 o 6 acciones), le dices que ahora sí les pondrán un orden lógico y juntos empiezan a enumarar las acciones, ejemplo: 1) ver un ratito de tele, 2) tomar un baño, 3) cenar o tomar la leche, 4) lavarse los dientes, 5) ponerse la pijama, 6) leer un cuento y a dormir!

Ahora que ya tienen una lista ordenada, se pasa a un formato gráfico para poder visualizarla de forma divertida y útil como por ejemplo una cartulina. Puedes representar los pasos a seguir de la rutina a través de dibujos, recortes de revistas, imágenes tomadas de internet o fotos impresas de tu propio hijo haciendo las acciones! Pero recuerda que sea cual sea el medio, debes involucrar al niño en la creación de su rutina y preguntarle donde desea colocarla.

Ahora sólo tienes que empezar el entrenamiento con amor y paciencia y recordarle a tu pequeño que debe revisar su rutina para saber que necesita hacer para irse al país de los sueños!

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano

Recuerda: Hay niños que no necesitan seguir rutinas tan específicas porque siguen muy bien las instrucciones de sus padres. Si tu hijo es así, no tienes porqué usar esta herramienta.
Es importante evitar caer en “luchas de poderes” entre padres e hijos por obligar a los niños a seguir su rutina. Esta debe ser una herramienta que te apoye con las tareas del día a día.
Evita caer en “cantaletas” y deja que la rutina sea quien dirija las tareas de tus hijos!

 

Disciplina Positiva en el regreso a clases!

DP regreso a clases
Al ingresar a un nuevo trabajo, un adulto puede sentir emoción, ansiedad, nervios, miedo, tener ciertas expectativas que se ha imaginado, etc. De igual modo, los niños sienten estas y otras emociones y sentimientos relacionados al comienzo de su etapa escolar, lo que representa un nuevo ciclo en sus vidas.
Es por eso que te invitamos a asistir a esta charla de Disciplina Positiva donde aprenderemos sobre sus emociones, sus procesos de desarrollo y crecimiento y cómo apoyarlos respetuosamente a emprender su camino desde nuestra labor de padres y maestros. 

Específicamente veremos cómo ayudar a los más chiquitos a ingresar al kinder, cómo apoyar a los que pasan del kinder a la escuela o cambian de escuela para terminar hablando sobre herramientas de prevención de acoso escolar (bullying).Para que puedas disfrutar de este evento sin preocuparte con quien dejar a los peques, hemos organizado una proyección en paralelo de una película de animé japonés del famoso director Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro, Mi vecino Totoro, etc) que a tus hijos les encantará!

La cita es en Kuii, Insurgentes 223, Roma Norte de 17 a 19 hs.
El costo de la charla es de $300 pesos por un papá y de $500 la pareja.
El costo de la proyección es de $50 pesos por niño y de $80 por hermanitos o amigos (Incluye palomitas!)
Las inscripciones están abiertas mediante depósito o transferencia bancaria.
Solicita los datos a pequenogranhumano@gmail.com y con gusto te los enviaremos a la brevedad.

Puedes ver el programa completo de la charla y la biografía del facilitador aquí.

Espero poder conocerte en persona :)

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano

Educar sin usar premios ni castigos.

amor

Los padres se confunden y no entienden porqué cuando un niño tiene un comportamiento inadecuado es cuando más amor y comprensión hay que darle.
Piensan erróneamente que esto es “premiar” su mala conducta y a simple vista podría ser razonable pero no lo es.
El Dr. Dreikurs (uno de los precursores de la Disciplina Positiva) decía: “Un niño mal portado es un niño desalentado”. Esto quiere decir que un niño que recae una y otra vez en conductas irritantes, tiene una necesidad insatisfecha tras su comportamiento.
Es como si su conducta ocultara un mensaje que a los padres nos toca descubrir para ser unos educadores eficientes y ayudar a nuestros hijos en la adquisición de habilidades sociales y de vida.

La motivación es como un poderoso motor para mejorar la conducta, porque cuando nos sentimos bien simplemente tendemos a actuar bien.
Es por eso que cuando los hijos empiezan a comportarse de manera irritante o demandante en Disciplina Positiva dejamos de lado las herramientas de siempre como son el castigo, time out, retiro de privilegios, sermones, amenazas, etc., y ponemos en práctica herramientas que se enfocan y esfuerzan por reaccionar a la causa de fondo en lugar de simplemente reaccionar a la conducta.
A continuación te comparto algunas de ellas y una breve explicación.

– Comprender las etapas naturales del desarrollo humano.
Todos pasamos por conductas propias del ciclo vital por el cual estamos transitando (niñez, adolescencia, madurez, menopausia, senectud, etc). De igual forma, los niños reaccionan a situaciones propias de su edad. Comprender esto es de gran importancia para no caer en castigos o regaños por comportamientos que son normales o esperables a la edad del niño.

– Validar y nombrar emociones.
Los niños están aprendiendo a identificar lo que sienten y a relacionar ese sentimiento a una forma correcta de actuar. Es por eso que los padres debemos tomar el tiempo necesario para entrenarlos y explicarles los procedimientos y lo que se espera de ellos. Ayudarlos a verbalizar lo que sienten poniéndole un nombre a sus emociones los ayuda a contar con herramientas aceptables para moverse en la vida.

– Ser empáticos.
Esto es desarrollar sensibilidad para comprender cómo se está sintiendo el niño en determinada situación porque si nos detenemos un poquito a pensar que ellos están viviendo en un mundo “adulto” el cual van descubriendo día a día y tratando de entender, es más fácil poder comprender muchas de las causas de su conducta.

– Espacio reparador tanto para el niño como para el padre (Tiempo Fuera Positivo).
Actuar en “caliente” (estresados) nunca es una buena opción, pues cuando actuamos desde ahí nuestro cerebro intoxicado de hormonas estresantes no nos deja pensar con claridad y solemos hacer cosas de las que luego -ya calmados- nos arrepentimos. Tomar unos minutos para “aplacar la emoción” (tanto grandes como chicos) es una excelente idea para reflexionar sobre cualquier asunto.

– Ofrecer alternativas.
Un recurso subvalorado pero poderoso para no caer en luchas de poderes entre padres e hijos, es ofrecer una alternativa ante un inminente berrinche.

– Enfocarse en la búsqueda de soluciones en lugar de “clavarse” en los problemas.
Los problemas y desafíos son parte de la vida y nadie escapa a ellos, por tanto, es mejor enfocarse en la búsqueda conjunta (padres e hijos) de una solución en lugar de estancarse buscando “culpables” o poniendo castigos por algo que el niño está aprendiendo a hacer.

– Ser firmes y amables al mismo tiempo.
Es necesario basar las relaciones en el respeto mutuo porque es la única forma en la cual los seres humanos podemos progresar. Ser amable con el niño implica ser respetuoso por su persona y ser firme es exigir el respeto por parte del niño hacia la nuestra o por las necesidades de una situación.
Un padre que no le pega a su hijo cuando el niño cae en el uso de golpes para expresar su frustración podrá decirle: “Pegar no está bien, de igual forma como yo te respeto al no pegarte espero ser respetado y tratado por ti”.

 

Carla Herrera
Educadora Certificada en Disciplina Positiva
Directora de Pequeño Gran Humano

……………………………………………………………………
Conoce nuestras siguientes actividades de Disciplina Positiva a un CLIC